O lo que es lo Mismo Inmaculada Concepción, hoy Día de la Virgen Inmaculada estamos de Aniversario en esta Casa, es un día muy especial porque es el Aniversario de nuestra Boda, día en el que ante Dios unimos nuestras vidas y que hoy 8 años más tarde celebramos junto a nuestras hijas.

En esta entrada nos acercaremos más al Dogma Mariano Español y Andaluz por excelencia para conocer la magia y trascendente significado para los cristianos:

Es una Festividad que Sixto IV introdujo en el calendario romano en 1476, en 1693, Inocencio XII había elevado la fiesta al rango de “segunda clase”, con una octava para la Iglesia Universal, cuya categoría fue concedida en 1664 para España. La solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María fue establecida como día de precepto en 1708.

La Inmaculada Concepción es Patrona de España desde que el Rey Carlos III lo dispusiera para todas las posesiones de la Corona de España, incluidas las colonias de América, en la segunda mitad del siglo XVIII; concretamente en 1760, en que fue declarada Patrona Universal de los Reinos de España e Indias, lo que supuso un gran avance en la proclamación del dogma.

La Inmaculada Concepción fue proclamada Dogma de Fe en 1854 por el Beato Pío PP. IX, en la Bula “Ineffabilis Deus” y el Papa León XIII, el 30 de noviembre de 1879, la elevó a fiesta de primera clase con vigilia, dignidad que había sido concedida antes a España.

Inmaculada de Alonso Cano

Inmaculada de Alonso Cano

 

En las fiestas de la Santísima Virgen, se utilizan ornamentos blancos. Sin embargo, el uso de ornamentos de color azul celeste (color del cielo, que simboliza pureza y la virginidad, y es asociado tradicionalmente a la B. V. María) es un privilegio para España y sus antiguas colonias, aun cuando no se corresponda con el color propio del tiempo litúrgico. Dicho privilegio le fue concedido a España por la Santa Sede en 1864, por su defensa y propagación de la creencia en la Inmaculada Concepción, y por su insistencia a favor de la proclamación del dogma: los Reyes de España no sólo la pusieron bajo el patronazgo de esta advocación, sino que pidieron en numerosas ocasiones a los Papas que definieran el dogma.

En todos los demás países está terminantemente prohibido, y para enfatizar esta prohibición, el decreto que concede el “privilegio español” ha sido expurgado de ediciones posteriores de los Decretos, no porque haya sido revocado, sino para frustrar la posible pretensión de obtener un permiso similar por parte de cualquier otra diócesis local.

Inmaculada de Murillo

La proliferación de imágenes de la Inmaculada en el arte Barroco español fue un hecho que se puede apreciar en todas las iglesias y, ahora en los museos.
La iconografía de la Inmaculada fue dictada por Francisco Pacheco, representándola a una edad juvenil. Las fuentes de esta representación son el Cantar de los Cantares y el Apocalipsis. En primer lugar, la Inmaculada está identificada como la novia del Cantar de los Cantares.
Las metáforas bíblicas, popularizadas por las Letanías de la Virgen de Loreto, aparecen a su alrededor: el sol, la luna, la estrella del mar, el jardín cerrado, la fuente, el pozo de agua viva, el cedro del Líbano, el olivo, el lirio, la rosa, el espejo sin mancha, la Torre de David, la Ciudad de Dios, la puerta del cielo.

Los otros atributos de la Inmaculada están tomados del Apocalipsis (cap. 12). La luna, que nunca se representa llena, como en la Crucifixión, sino recortada en forma de creciente, evocaba la castidad de Diana.

Se representa siempre vestida con túnica blanca y manto azul, símbolos de pureza y eternidad respectivamente, coronada con doce estrellas, la media luna y una serpiente a los pies simbolizando su dominio sobre el pecado.

La España mística se apoderó de este tema y le imprimió la marca de su genio. Y consiguió hacer su propia versión. Tanto es así que no puede pensarse en la Inmaculada Concepción sin evocar las obras de Zurbarán, Ribera o Murillo.

Fuentes:catholics blogpincelyburil

0 Comments


Comentarios

Deja un comentario